La estrella de TikTok de la comunidad menonita de México está liderando el camino

Una estrella en ascenso de TikTok de una comunidad menonita en México que una vez evitó las llantas de goma y la electricidad ahora recurre a la tecnología para compartir información sobre su vida a través de las redes sociales.

A un siglo de la llegada de sus antepasados, Marcela Enns, de 30 años, cuenta anécdotas y responde preguntas de sus más de 350.000 suscriptores con una mezcla de orgullo, humor y sarcasmo.

Conocida en las redes sociales como Menonita Mexicana, Enns intenta aclarar los conceptos erróneos de que todos los menonitas son fanáticos religiosos o miembros de un grupo ultraconservador aislado de la civilización.

Ella describe a su congregación como un “batido”, una mezcla de “conservadores” vivos congelados en el tiempo; los “Tradicionales”, que visten ropa típica menonita pero también usan tecnología; y los “modernos” que, por su apariencia y forma de vida, obviamente no son menonitas.

A pesar de sus diferencias, “todos los menonitas viven felices tal como son”, dice ella.

En sus videos, a veces baila o hace mímica de canciones de Rihanna que rompen con las costumbres de una comunidad que en ciertas regiones de México aún rechaza los atavíos de la vida moderna.

En algunos de sus videos, filmados en Ciudad Cuauhtémoc, Estado de Chihuahua, donde sus antepasados ​​se asentaron en 1922, viste un traje tradicional y un pañuelo en la cabeza.

En otros aparece con ropa moderna, gafas de sol y maquillaje, y habla español, inglés o bajo alemán, lengua materna de la comunidad.

No todos los menonitas tienen ojos azules y cabello rubio o rechazan la tecnología, les dice a sus seguidores.

“Muchas veces los documentales se enfocan en los grupos más conservadores y mucha gente piensa que así es como viven todos los menonitas”, dijo a la AFP en una entrevista.

A pesar de “todos los videos que he hecho y todo el contenido, mucha gente me dice: ‘No puedes ser menonita porque tienes un teléfono celular y no puedes. Sé que los menonitas no usan teléfonos celulares”, dice.

A unos cientos de kilómetros, en otra comunidad menonita, Sabinal, la electricidad llegó hace cuatro años, seguida de llantas, celulares e internet.

Pero nadie tiene un televisor todavía.

Gracias a que algunos jóvenes de la comunidad tuvieron acceso a internet, en 2020 los pobladores descubrieron que el mundo enfrentaba una pandemia.

Como pacifistas confesos, ahora preguntan a los visitantes si la guerra en Ucrania ha terminado.

La comunidad tenía unos 2.000 habitantes, pero la incursión de la vida moderna ha llevado a la mitad de ellos al estado de Campeche, en el sureste de México.

Se fueron porque “no querían electricidad”, dice el líder de la aldea Johan Friesen Brown, de 42 años.

La mayoría de los que se quedaron son jóvenes, agrega.

Los hombres visten camisas a cuadros, overoles de mezclilla y sombreros.

Las mujeres usan vestidos largos, sandalias y, a veces, sombreros de ala ancha, todos hechos a mano.

Jacobo Brown, que dirige una tienda y una fábrica de quesos en el pueblo, está contento con los cambios.

“Ahora usamos electricidad para el riego. Es más fácil. Y le ponemos neumáticos al tractor para trabajar más cómodo”, añade el cincuentón, que aún no sabe usar WiFi.

Se estima que hay aproximadamente 100,000 menonitas en México, la mayoría en Chihuahua.

Aunque sus raíces están en los Países Bajos y Rusia, los primeros menonitas emigraron a ellos. México venían de Canadá, donde habían aprendido inglés.

Cuando llegaron hace un siglo, “el presidente mexicano Álvaro Obregón les abrió la puerta”, dice Lawrence Taylor, historiador de El Colegio de la Frontera Norte de México.

Se les permitió tener sus propias escuelas y estaban exentos del servicio militar, dijo Taylor.

La agricultura era su vocación y hoy su apego al campo se ve acompañado por un paulatino tránsito a la modernidad, alentado en el caso de Enns por la importancia que su familia otorga a la educación.

“Mi abuelo era muy rebelde”, dice ella.

Como resultado, su padre fue el primero en su comunidad en enviar a sus hijos a la escuela pública.

Más tarde, Enns fue a Canadá como estudiante de intercambio.

La influencer comenzó a enamorarse de la tecnología a los 15 años cuando consiguió su primera cámara.

Hoy administra las actividades de redes sociales de dos empresas en Cuauhtémoc y, además de su cuenta de TikTok, también tiene 166,000 suscriptores en su canal de YouTube.

Enns, quien se describe a sí misma como feminista, elogia a los menonitas por su arduo trabajo y sentido de unión y espera que su popularidad inspire a otros.

“Para mí, eso significa romper muchas reglas. Espero poder inspirar a otras mujeres menonitas a ser más independientes, fuertes y no tener miedo de hablar”, dice.

Jenaro Camilo

"Zombie friki. Pionero de la cerveza. Ávido defensor del tocino. Extremo introvertido. Evangelista de la comida sin disculpas. Amante de Internet. Nerd de Twitter".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.