En México, una villa junto al mar de Luis Laplace

En cuanto a los materiales de construcción, Laplace optó por los más naturales y locales posibles, para que la casa se integre auténticamente con su entorno. Usó parota -una madera tropical de color ámbar que resiste la humedad- para mesas y otros muebles; piedra de lava para tableros de mesa; paja para tapas de armarios; finalmente, bambú y paja para la palapa, un impresionante salón al aire libre definido por un dosel con techo de paja en forma de catedral. Tradicionalmente, las palapas están hechas de paja y pilares de hormigón. Pero el cliente prefirió soportes de bambú para darle al espacio una sensación más ligera y exuberante. Laplace recurrió a un especialista en esta planta tropical, el arquitecto colombiano Simón Vélez de Bogotá.

En la terraza con vistas a la piscina infinity y sobre todo al mar, dos butacas Txt.ure bastan para embellecer el lugar.

© FOTOS Fernando Marroquin / ESTILISMO Mariana Estrada

Los interiores giran en torno a muebles contemporáneos y la colección de arte del propietario. ellos evocan “Algo netamente mexicano con un toque internacional”explica Luis Laplace.

Piense en el Acapulco de mediados de siglo, cuando la élite de Hollywood volaba allí para vacacionar en Technicolor. Luis Laplace ha adoptado el tema del bambú de la palapa con apliques de pared modernos, luces de techo curvas y cubiertos retro de Alain Saint-Joanis, que afortunadamente, a diferencia de sus versiones antiguas, pasan la prueba de la lava con gran éxito. Otro toque recurrente es el azulejo de cerámica fabricado en Guadalajara en una paleta de verde palma, marrón cacao y azul océano, inspirado en el paisaje circundante. Luis Laplace también utilizó azulejos para conectar los espacios: en las paredes de los dormitorios, baños y cocina, en las superficies de las mesas y la barra.

Un tapiz de Alexander Calder domina el dormitorio principal. Sillón de latón y bambú de Ubunji Kidokoro. La silla de escritorio fue esculpida por los carpinteros de George Nakashima.

© FOTOS Fernando Marroquin / ESTILISMO Mariana Estrada

Felipe Dieguez

"Pensador. Defensor de la comida. Entusiasta incurable del café. Comunicador. Estudiante orgulloso. Aficionado a los zombis. Fanático de la televisión. Alborotador extremo".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.