El festival de música Freaks of Nature en Riyadh atrae gran interés

PARÍS: “La Beguine es una música muy abierta, como todos los géneros criollos”: la próxima semana en París, el Colectivo Big in Jazz y el grupo Malavoi ofrecen dos lecturas muy diferentes de este género musical emblemático de las Antillas francesas.

“Es un género muy definido, pero muy abierto. Habiendo dicho que Biguine es una especie de polka con un poco de síncopa particular, podemos hacer muchas cosas con él”, dice a la AFP el periodista Bertrand Dicale, autor de la libro “Ni Negro Ni Blanco: Historia de la Música Criolla”.

El Begine nació en Saint-Pierre en Martinica – entonces el centro de las Indias Occidentales – del encuentro de la música de baile de salón europea (polka, mazurka, contredanse…) y bèlè (o bel-air), un ritmo de música africana origen de la tierra.

Interpretada en las casas de los maestros por los “negros talentosos” de la época, su ascenso se detuvo con la erupción del volcán Mont Pelée en 1902, que destruyó la ciudad de Saint-Pierre, entonces capital económica de la isla.

Puede haber cambiado y producido diferentes estilos desde su aparición en los albores de la Tercera República, pero sigue siendo la madre de toda la música en Martinica.

The Big In Jazz Collective es un grupo de músicos de entre 25 y 50 años que aspiran a representar las fuerzas vibrantes del jazz contemporáneo de las Indias Occidentales. Actuará el martes en la Alhambra de París y quiere subrayar aún más la estrecha conexión que Biguine cultivó muy rápidamente con el jazz.

Su ambición: adoptar los estándares de los grandes compositores antillanos que, en su momento, ya habían abierto Biguine al jazz – Alain Jean-Marie, Eugène Mona, Marius Cultier, Albert Lirvat, Alexandre Stellio… – y transmitirlos con un chasquido del látigo.

“Es un encuentro entre amigos músicos que quieren promover el jazz criollo. Para mí, el jazz es una libertad de expresión y, a través de esta libertad, el medio para promover nuestras culturas y nuestras tradiciones”, dice Stéphane Castry, bajista y decano de la formación. .

Cadencia inmutable

Pero en el laberinto de otras influencias reivindicadas por el grupo -soul, groove, reggae, funk…- a veces parece que Begine se está disolviendo.

“Cuando escucho Big in Jazz Collective, la biguine, me cuesta encontrarlo”, señala Eric Basset, director del sello Aztec Musique, que se especializa en música caribeña.

“Inevitablemente, estamos más o menos lejos de la definición de biguine, en la medida en que existe una definición única y canónica, y sobre todo más o menos lejos de los hábitos”, señala por su parte Bertrand Dicale.

Malavoi, que lleva el nombre de una variedad de caña de azúcar, que jugará en La Cigale el 21 de mayo es más conservador. La formación, nacida hace medio siglo, de la que hoy solo queda un miembro original, el baterista Denis Dantin, roza a este Begine más en la dirección del cabello.

Las versiones que ofrece esta formación, que se ha convertido en una institución en Martinica, son mucho más sedosas, más agradables, más suaves al oído y con acentos sinfónicos.

Favoreciendo las cuerdas sobre los metales y las guitarras privilegiadas en el Big In Jazz Collective, Malavoi recuerda que al principio de la historia, el instrumento rey en las salas de estar de las residencias coloniales era el violín, antes que el clarinete o la trompeta.

Pero más allá de sus diferencias, Big In Jazz Collective y Malavoi se unen en un punto esencial: la cadencia, inmutable, marcada por el ritmo de la bèlè.

Porque, según Bertrand Dicale, el biguine “antes de ser un género por derecho propio, era una forma especial de hacer música”.

Felipe Dieguez

"Pensador. Defensor de la comida. Entusiasta incurable del café. Comunicador. Estudiante orgulloso. Aficionado a los zombis. Fanático de la televisión. Alborotador extremo".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.