Solo quedan 10 marsopas del Pacífico. Pero salvar la especie aún es posible.

publicado el jueves 05 mayo 2022 a las 21:02

Fueron considerados en peligro crítico: las marsopas del Pacífico son ahora las especies de mamíferos marinos en mayor peligro de extinción. Y con razón, los científicos estiman que solo quedan unos diez en las aguas del Golfo de California.

Ante esta observación, muchos creyeron que este animal nunca podría recuperarse. Se cuestiona la consanguinidad forzada de la futura descendencia.

Pero esa teoría ahora está siendo refutada por un nuevo estudio publicado el jueves en la prestigiosa revista Science. A pesar de su pequeño número, las marsopas comunes no están destinadas a desaparecer por razones genéticas, asegura.

Al menos con una condición: que las prácticas pesqueras responsables de su declive se eliminen por completo.

“Estamos tratando de contrarrestar esta idea de que no hay esperanza, que no hay nada que podamos hacer para salvarlos”, dijo a la AFP la autora Jacqueline Robinson, líder del estudio e investigadora de la Universidad de California en San Francisco.

La campaña por la supervivencia de esta especie moviliza en particular al actor Leonardo di Caprio y se ha convertido en un tema diplomático, con Estados Unidos presionando a México.

– Baja diversidad genética –

Miembro de la misma familia que los delfines, estas marsopas miden poco más de un metro en promedio, lo que las convierte en las especies de cetáceos más pequeñas. Llamada “vaquita marina” (pequeño manatí) en México, el animal vive solo en un área muy limitada en el norte del Golfo de California.

En el siglo XX fue diezmado por las grandes redes de enmalle utilizadas para pescar, en particular un pez en peligro de extinción, la totoaba, muy apreciada en ciertos países. Aunque la captura de este pez ha sido declarada ilegal, la prohibición no siempre se cumple.

Sin embargo, las marsopas se enredan en estas redes, causándoles la muerte.

En su primer censo en 1997, ya había solo 570.

Hoy en día, la especie está en peligro crítico de extinción y algunos creían que su destino ahora estaba sellado debido a la inevitable endogamia.

Para averiguarlo, los investigadores analizaron los genomas de 20 marsopas de muestras recolectadas entre 1985 y 2017 y conservadas desde entonces (la mayoría de ellas de individuos muertos).

Esto les permitió determinar que las marsopas del Pacífico siempre han sido una especie rara, y su población nunca ha superado unos pocos miles en los últimos 250.000 años.

Su diversidad genética es por lo tanto muy baja. Un resultado que se confirma al comparar su genoma con el de otras once especies (delfines, orcas, cetáceos, etc.).

“En general, la baja diversidad genética se percibe como mala. Pero en este caso, representa una ventaja para las posibilidades de supervivencia de la marsopa del Pacífico”, explica Jacqueline Robinson.

– Paren las redes –

Para entender por qué, es necesario comprender el mecanismo que hace que la consanguinidad sea problemática.

La razón radica en algún tipo de mutación genética dañina. Tener una sola copia de esta mutación en el código genético de uno no es un problema. Por otro lado, la herencia de dos ejemplares se vuelve problemática para la salud del individuo.

Sin embargo, es más probable que se hereden dos ejemplares similares cuando los dos progenitores proceden de la misma familia.

Pero las marsopas comunes de hoy tienen muy pocas de estas mutaciones dañinas en su código genético.

¿Por qué? “Porque su población siempre ha sido muy pequeña”, explica el investigador. “Entonces, históricamente, estas mutaciones han sido eliminadas de manera mucho más eficiente que en grandes poblaciones, donde pueden persistir y permanecer inmunes a la selección natural”.

Con base en esta observación, los investigadores realizaron simulaciones para estimar las posibilidades de supervivencia de las marsopas del Pacífico.

Si la pesca con redes se detiene por completo, el riesgo de extinción de la especie será solo del 6%.

Sin embargo, si solo se reduce la pesca, el riesgo de extinción aumenta drásticamente: incluso con una reducción del 80 % en la pesca, las marsopas comunes tienen un 62 % de posibilidades de extinción.

Si todavía es posible salvarlos, hay una emergencia, advierten los investigadores. “Si los perdemos, es el resultado de elecciones humanas, no genéticas”, dijo en un comunicado el coautor del estudio, Christopher Kyriazis, de la Universidad de California en Los Ángeles.

Los científicos creen que sus simulaciones podrían aplicarse a otras especies raras como el tigre, la pantera de Florida, el demonio de Tasmania, etc., para las que también tienen esperanza.

Felipe Dieguez

"Pensador. Defensor de la comida. Entusiasta incurable del café. Comunicador. Estudiante orgulloso. Aficionado a los zombis. Fanático de la televisión. Alborotador extremo".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.