Los tres “amigos” comerciales intentarán reanudar el diálogo

A veces se le conoce como el pico de los “Tres amigos”. Una reunión tripartita Estados Unidos-México-Canadá se llevará a cabo en Washington el jueves 18 de noviembre. Joe Biden ha decidido revitalizar esta tradición abandonada por su antecesor Donald Trump en 2016. El presidente estadounidense dice que quiere fortalecer los lazos con sus socios comerciales, mientras que los desacuerdos no faltan.

Canadá está preocupado por el proteccionismo de EE.UU.

El Primer Ministro canadiense tiene derecho a una reunión bilateral con su homólogo estadounidense. Es la primera visita de Justin Trudeau a la Casa Blanca desde que se eligió al sucesor de Donald Trump. Imaginamos que está contento de haber cambiado de interlocutor. No hay fotografía, como dice el refrán: estás ante un presidente estadounidense que dice creer en el multilateralismo, en la lucha contra el calentamiento global, que estuvo en Glasgow hace unos días para la COP26… Obviamente después de cuatro años convulsos , Justin Trudeau se siente aliviado de encontrar un compañero de conversación cálido, por no decir normal, en Donald Trump.

Sin embargo, las relaciones entre los dos principales vecinos de América del Norte no son mucho más fáciles que antes, especialmente a nivel económico. Como recordatorio, tan pronto como se instaló en la Casa Blanca, Joe Biden canceló la extensión planificada del oleoducto Keystone XL, que conectaría Alberta con las refinerías estadounidenses en el Golfo de México. Esto había desencadenado una primera ducha. Pero hoy es principalmente la política económica muy proteccionista de Joe Biden, en estricta continuidad con su predecesor, lo que preocupa a Ottawa. Ya sea en el plan de infraestructura masiva firmado en Washington el lunes o en el plan para hacer que la economía estadounidense sea “más verde”, se está haciendo todo lo posible para promover los productos y empresarios estadounidenses. Obviamente a expensas del gran vecino y amigo de Canadá, a pesar de que las economías de los dos países están muy integradas.

Solo un ejemplo: los autos ensamblados en EE. UU. están llenos de autopartes fabricadas en Canadá. Si estos vehículos ya no se consideraran fabricados en los EE. UU. debido a estas piezas “extranjeras”, miles de puestos de trabajo en Canadá podrían verse amenazados. Justin Trudeau espera convencer a su interlocutor de que debe confiar en la potencia económica de América del Norte, incluido Canadá, para desafiar a la superpotencia china. Pero un experto en derecho internacional nos confiesa que se hace pocas ilusiones. La foto de Biden-Trudeau será hermosa, llena de sonrisas, eso es seguro. Pero fundamentalmente, el presidente demócrata está tan decidido a complacer a sus electores Buy American como su predecesor.

México quiere influir en la política migratoria de Joe Biden

Del lado mexicano, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que no iría “no pierdas el tiempo” en Washington y está a la espera de las decisiones de esta cumbre. Desde que Joe Biden llegó al poder, el líder mexicano no ha dudado en plantear varios temas sensibles y lo volvió a hacer en la víspera de este encuentro.

Tenga en cuenta que AMLO, como lo llaman los mexicanos, dudó durante varios meses antes de reconocer la victoria de Joe Biden, lo que marcaría el tono de esta relación bastante sombría. El presidente mexicano ahora toma el opuesto ideológico de su anfitrión: critica el bloqueo impuesto a Cuba, al que califica como una herramienta para incitar al pueblo cubano a rebelarse contra su gobierno. Sin embargo, este discurso es contrario a lo que quiere Joe Biden, quien quiso que las tres grandes naciones de América del Norte unieran sus voces en esta cumbre para exigir respeto a las libertades en Cuba. Pero López Obrador quiere reafirmar su liderazgo al frente de la izquierda latinoamericana mientras respeta los lazos con sus principales socios comerciales, Estados Unidos y Canadá. El presidente mexicano se debate entre estas dos dimensiones.

AMLO, dijo, está a la espera de que se adopten decisiones, particularmente en temas migratorios. Viene con un grueso expediente bajo el brazo: una nueva caravana de migrantes cruza actualmente México, las detenciones en la frontera entre ambos países, especialmente de migrantes centroamericanos y haitianos, han alcanzado niveles récord en los últimos meses. Andrés Manuel López Obrador Pide a Joe Biden que vaya más allá de la coerción y la deportación para financiar programas de bienestar social en Centroamérica. Una propuesta que aún no ha despertado el abrumador entusiasmo de su homólogo en Washington.

Otro tema candente: el presidente mexicano también propondrá a su homólogo estadounidense enviar trabajadores mexicanos a Estados Unidos. Le propondrá a Joe Biden que inicie un programa de trabajadores migrantes para llenar la escasez de mano de obra que afecta actualmente a la economía estadounidense. “Tenemos esta mano de obra en México que usted necesita con urgencia”, ese es el mensaje de AMLO. En cuanto a la lucha contra la pandemia, López Obrador quisiera alentar a sus socios a adoptar una visión más global y trabajar por una distribución más equitativa de las vacunas. Comenzando a enviar millones de dosis de vacuna a la región de América Latina-Caribe.

Herminia Vences

"Incapaz de escribir con los guantes de boxeo puestos. Experto en la web. Creador exasperantemente humilde. El típico especialista en televisión. Aficionado a la música. Explorador orgulloso".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.